Bienvenida del Rector (e)

 

Muy buenos días señores vicerrectores, autoridades presentes, distinguidos visitantes, señores decanos, señores docentes, señores jefes de oficina, apreciados alumnos, queridos familiares y amigos, señoras y señores, muchas gracias por acompañarnos.

Permítanme evocar, en el comienzo de este discurso al santo padre Francisco quien señaló, “No entierren los talentos, no tengan miedo de soñar cosas grandes”; fue ese el sentimiento y la visión de nuestros fundadores quienes hace 20 años soñaron con crear una casa superior de estudios donde la persona humana se convierta en el centro de atención, donde se les inculque a los profesionales la visión humanista y sobre todo el respeto a la dignidad humana.

Hoy con orgullo puedo afirmar que la Universidad Nacional Micaela Bastidas de Apurímac es un claustro académico donde la formación que se imparte en sus aulas, es una experiencia que transforma.

Somos en la Región una universidad que no lucra con la educación, no nos motiva ser una empresa que mira la formación profesional como un negocio, tampoco nuestras aulas son un centro de adoctrinamiento ideológico. Nuestro compromiso con Apurímac y el país, es entregarles profesionales que busquen la excelencia académica comprometidos con la sociedad y capaces de vencer la indiferencia, la intolerancia y la corrupción.

He sido elegido por la Asamblea Universitaria, quienes me entregaron unánimemente su confianza en un acto democrático, amparada en su autonomía e independencia. Conduciré esta gestión como un gobierno de unidad que busque proteger y defender los intereses institucionales. No le temo a quienes usan la calumnia y el deshonor como instrumentos para detener el desarrollo de nuestra universidad. En mí encontrarán un hombre, un profesional y una autoridad que hará frente a cualquier acto que mancille nuestro prestigio bien ganado o que afecte nuestro crecimiento y consolidación institucional.

Nos tocó afrontar un periodo de cambios en la educación superior que se dio en el Perú, con la entrada en vigencia de la nueva Ley Universitaria y la creación de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU), este nuevo organismo planteó a cada universidad un proceso de sinceramiento, respecto a la calidad educativa que ofrecía a sus estudiantes, logrando el tan ansiado Licenciamiento Institucional.

Autoridades de Apurímac, Comunidad Unambina, estimados amigos, les invito a poner en práctica los valores de la heroína Micalea Bastidas, y seguir construyendo una universidad viva, propositiva, capaz de asumir grandes retos, y que tiene mucho por aportar a la comunidad porque es parte de Apurímac.

Muchas gracias.

Dr. Freddy Vega Loayza